Revista Humanum | Contacto
http://www.latinamerica.undp.org/content/rblac/es/home/
octubre 20, 2012 2

Sobre desarrollo humano, desigualdad y pobreza multidimensional en Guatemala

Por Gustavo Arriola y Pamela Escobar (INDH Guatemala)

Foto: David Álvarez Veloso

El desarrollo humano es un paradigma normativo y supone no solo la ampliación de las capacidades humanas, sino también la equidad en su distribución. Tanto la acumulación de los resultados en élites económicas o de poder, como la persistencia de la pobreza, entendida como la negación de esas capacidades, son consideradas formas esencialmente injustas. Los logros (en el sentido de avances en el IDH), la desigualdad y la pobreza son tres posibles resultados del mismo proceso y deben analizarse conjuntamente. El IDH muestra la tendencia promedio de los avances de una sociedad, pero no evidencia la forma como se distribuyen esos avances. Frecuentemente, esos logros solo benefician a una parte de la población, produciendo sociedades estratificadas en las que las capas altas gozan de un alto bienestar y acceso al poder, mientras que grupos menos desfavorecidos, usualmente mayoritarios, luchan por sobrevivir en condiciones de pobreza.

Figura 1

Tres magnitudes de la medición del desarrollo humano

En el INDH publicado recientemente en Guatemala (Guatemala: ¿un país de oportunidades para la juventud?) se analiza el estado del desarrollo humano del país, tomando en cuenta estos tres aspectos estrechamente relacionados con los procesos de inclusión-exclusión:

  1. Logros en desarrollo humano: índice de desarrollo humano.
  2. Desigualdad: IDH ajustado por desigualdad y comparaciones entre grupos.
  3. Pobreza multidimensional: privaciones en las dimensiones del IDH.

Los índices de las tres magnitudes fueron calculados con las mismas variables y están basados en los datos de las Encuestas de condiciones de vida (Encovi) realizadas por el Instituto Nacional de Estadística (INE) en los años 2000, 2006 y 2011.

 

Indicadores y criterios utilizados en el cálculo de los índices integrados de pobreza, desarrollo humano y desigualdad

Dimensiones Variables

Indicadores según índice

IPM

(Criterio de privación)

IDH

IDH-D

Salud

Cobertura de seguro o seguridad social

Sin cobertura

Subíndice agregado de las características ponderadas. Ajustado al rango del IEV del IDH internacional.

Pérdida ponderada según A1 del subíndice de salud sin ajustes.

Ratio (Rh) número de dormitorios / tamaño del hogar

Hacinamiento (Rh < 1/3)

Tipo de servicio sanitario

a. Sin servicio sanitario. b. Sin conexión a una red de drenajes

Tipo de acceso a agua

a. Sin acceso a agua. b. Sin conexión a una red de distribución de agua en el hogar

Tipo de piso en la vivienda

Piso de tierra

Educación

Años de escolaridad (edad > 25 años)

a. AE = 0

b. AE < 4

Media geométrica de los subíndices de AE y EE agregados del hogar

Pérdida ponderada según A1 del subíndice de educación

Escolaridad esperada (7 < edad < 25)

a. EE = 0

b. EE < 6

Nivel de vida

Ingresos laborales y no laborales del hogar per cápita. (Y)

a. Ypc < CBA (valor per cápita de una canasta básica de alimentos)

b. Ypc < CBV (Valor per cápita de una canasta básica vital9

Ln(Y) ajustado (PPA) y normalizado en el rango internacional

Pérdida ponderada según A1 de Yi sin ajustes

Notas: Aε = Índice de Atkinson con parámetro ε de aversión a la desigualdad. IEV = Índice de esperanza de vida.

 

 

Reducción de brechas, pero muy lentamente

Se determinó una mejora en el IDH entre 2000 y 2011 que, en promedio, significa un incremento anual de 0.9%. Este resultado se explica principalmente por la mejora en el subíndice de educación, con un incremento promedio anual de 2%, lo que refleja mejoras en la ampliación de cobertura educativa que se produjo en ese período, que se evidencia en otra parte del Informe. Los avances fueron menores en el subíndice de salud (1.1%), que incluso mostró una reducción de 0.4% anual en el segundo lustro de la década. Las condiciones promedio de los hogares en materia de saneamiento, acceso a agua y a servicios de salud se deterioraron en ese lapso. Además de los impactos de la crisis económica, estas condiciones pudieron verse afectadas por eventos climáticos que impactaron el país, principalmente en cuanto a condiciones de vivienda. El subíndice de ingresos no sufrió cambios en el período, lo que muestra un estancamiento en el valor real promedio en los ingresos de los hogares.

 

Figura 2.  Evolución reciente del IDH (estimación nacional) y sus componentes

Evolución reciente del IDH (estimación nacional) y sus componentes

El desafío de qué son y cómo lograr arreglos sociales justos condujo a la pregunta: ¿en términos de qué es demandable la justicia? ¿Acceso al bien-estar, al poder político o a la riqueza? ¿Es posible la igualdad en un mundo esencialmente heterogéneo? ¿Igualdad de qué? Además de las objeciones éticas, existen objeciones funcionales a la desigualdad, dado que alimenta los círculos viciosos que transmiten generacionalmente la pobreza e incrementan el grado de conflictividad social. La desigualdad aumenta los niveles de pobreza y disminuye el impacto de las políticas para su reducción. El paradigma del desarrollo humano parte del principio de que es demandable la equidad de libertades para realizar vidas valiosas. Este concepto va más allá de los resultados o las realizaciones, que pueden ser medidas en términos de bienestar material o avances tecnológicos.

Aunque Guatemala sigue siendo uno de los países con mayor desigualdad de la región, los índices de desigualdad confirman que la misma se ha reducido en diferentes ámbitos del bienestar. Por ejemplo, el coeficiente de Gini de los ingresos familiares per cápita se redujo de 0.62 a 0.57 en el período de 2000 a 2011. Aplicando el criterio de Atkinson al cálculo del IDH-D, se puede estimar que, en 2011 se registra una pérdida de 35% en el IDH debido a la desigualdad, que si bien es menor al registrado en el año 2000 aún evidencia la severidad que ésta representa para el país.

 

Figura 3.  Desigualdad en los componentes del IDH y pérdidas estimadas por desigualdad (2000, 2006 y 2011)

 

Desigualdad en los componentes del IDH y pérdidas estimadas por desigualdad (2000, 2006 y 2011)

La amplitud de estas desigualdades sociales se expresa en los distintos niveles de desarrollo humano. Los mayores valores del IDH corresponden al sector más alto de la escalera de la estratificación, el cual desciende abruptamente hasta llegar al estrato más bajo, cuyo valor del IDH es menos de la mitad del más alto. Sin embargo, más del 50% de los guatemaltecos se ubica en los niveles más bajos.                                                                                                                        

Figura 4. Estratificación social y desarrollo humano

 

Estratificación social y desarrollo humano

Página 1 de 212

Comentarios

Comments

Comentarios

2 Respuestas a “Sobre desarrollo humano, desigualdad y pobreza multidimensional en Guatemala”

  1. Manolo Cotom dice:

    Difiero en algunas cosas con lo escrito y comentado en este artículo, porque los niveles de pobreza aumentaro, la inflación subió, el porder adquisitivo del guatemalteco es cada día más bajo, solo observemos la canasta basica subió un 25% más, los salarios siguen igual en el sector público y en el privado en su mayoría son bajos, la corriente electrica privatizada es cada día más alto, etc. y las masacres de los campesitos siguien esando en primera plana. Tenemos un país que urge cambios y que sino hacemos nada estaremos en dacadencia segura.

  2. j-karim dice:

    A los indignados del mundo…
    Cuando se torna insoslayable, que la civilización humana, debe optar entre la racionalidad económica o resignarse a una extinción apocalíptica; como una señal de esperanza, para los miles de millones de indignados en el mundo; se elucida, un nuevo Pensamiento Económico, que decodifica programáticamente un Modo Económico-Humano-Racional; con suficiencia sistémica para contener siglos de egocentrismo económico y equiparar el crecimiento económico con el desarrollo humano, en el designio superior de redimir la dignidad humana.
    Correspondiendo, por conciencia de vida, a todos los indignados por la imperante barbarie económica; empezar a desarraigarse de las clásicas directrices económicas, actualmente en crisis sistémica terminal; y atreverse a expandir los estadios del conocimiento adquirido, para facilitar el entendimiento de los primeros, dos enunciados a la humanidad; que dejan entrever sumariamente, la factibilidad cierta de nuevos fundamentos socioeconómicos.
    En pertinencia, si surgen críticas, inexcusablemente deben ser con conocimiento pleno de causa; las críticas constructivas, deberían enmarcarse en una dinámica perfectible de la teoría; como las críticas destructivas, deberían tener un sustento de antítesis, que exponga alternativas superiores y viables; no vertidas por obnubilad egotista, de oponerse simplemente por oponerse…
    J-Karim
    http://www.racionalidadeconomica.org
    http://www.youtube.com/watch?v=Ph88HUMT-eI

Deja un comentario

Suscríbete a nuestro boletín

SUSCRÍBASE A NUESTRO BOLETIN

El análisis y las conclusiones expresadas en este sitio son responsabilidad exclusiva de sus autores y no reflejan necesariamente los puntos de vista del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, de su Junta Ejecutiva o de sus estados miembros.

Los comentarios publicados en Revista Humanum son responsabilidades de quienes los envían. Sin embargo, la Revista Humanum se reserva el derecho de no publicar comentarios que contengan: insultos, agresiones o difamaciones a personas o instituciones; promoción comercial de una empresa, producto o persona; virus, spam, encuestas, cadenas o similares; lenguaje obsceno, discriminatorio u ofensivo, y/o citas a materiales de terceros sin indicar la fuente.