Revista Humanum | Contacto
http://www.latinamerica.undp.org/content/rblac/es/home/
febrero 6, 2008 / Parte del Boletín Nº 41 0

Los soportes sociales del trabajo de hacerse jóvenes

Comentarios sobre la V Encuesta Nacional de juventud del INJUV

Sin duda que aún queda mucho por hacer. Por de pronto difundir más intensamente los resultados y análisis de los estudios, a ver si le hacemos mella a la conversación mitológica en el ámbito público que proyecta sobre los jóvenes – cual si fueran monstruos marinos de la antigüedad – todas las amenazas e incertidumbres del futuro.Antes de comentar algún resultado específico de la V Encuesta Nacional de Juventud es de justicia partir destacando y celebrando el hecho mismo de que existan encuestas nacionales de juventud. Desde hace doce años el INJUV acompaña las realidades juveniles y sus cambios con encuestas de alta calidad y con análisis y publicaciones permanentes sobre ellas desde el Observatorio de Juventud. Como si esto fuera poco, además las bases de datos de las encuestas están disponibles para los investigadores de todos los colores. Desde mi posición como investigador y beneficiario de las encuestas y análisis del INJUV puedo decir que hoy en Chile es más fácil investigar sobre juventud y que el nivel del debate informado sobre ella ha aumentado sustancialmente. Eso debe agradecerse.

También es hora de pasar de los análisis puntuales de cada encuesta al análisis de las tendencias que se revelan en la serie de ellas. Doce años y cinco encuestas han transcurrido desde la primer en 1994. Ya estamos en condiciones metodológicas para investigar las tendencias del cambio juvenil.

En un sentido más teórico, hay que considerar que los jóvenes no son depósitos de opiniones fijas, que no cambian según los contextos en que se desenvuelven. A veces las encuestas conducen a impresiones engañosas en este ámbito. Como ocurre con todos nosotros, también los jóvenes definen y expresan sus opiniones y actitudes dependiendo del escenario en que lo hacen y frente a quién lo hacen. Es ya una obviedad decir que las identidades son contextuales y relacionales. Pero es hora de llevarlo a la investigación y a sus técnicas, poniendo más énfasis en las interacciones, los escenarios y sus significados, tanto a través de las encuestas como a través de otros métodos de corte más etnográfico.

Necesitamos acercarnos más al fenómeno de la volatilidad, precariedad, situacionalidad de las identidades, no sólo porque es más adecuado para estudiar los procesos de identidad en formación – como ocurre con la juventud – sino porque esta es una época caracterizada precisamente por las volatilidades de los procesos biográficos.

Comentarios

Comments

Comentarios

Deja un comentario

Suscríbete a nuestro boletín

SUSCRÍBASE A NUESTRO BOLETIN

El análisis y las conclusiones expresadas en este sitio son responsabilidad exclusiva de sus autores y no reflejan necesariamente los puntos de vista del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, de su Junta Ejecutiva o de sus estados miembros.

Los comentarios publicados en Revista Humanum son responsabilidades de quienes los envían. Sin embargo, la Revista Humanum se reserva el derecho de no publicar comentarios que contengan: insultos, agresiones o difamaciones a personas o instituciones; promoción comercial de una empresa, producto o persona; virus, spam, encuestas, cadenas o similares; lenguaje obsceno, discriminatorio u ofensivo, y/o citas a materiales de terceros sin indicar la fuente.