Revista Humanum | Contacto
http://www.latinamerica.undp.org/content/rblac/es/home/
noviembre 14, 2008 / Parte del Boletín Nº 50 0

Índice de Densidad del Estado (IDE). Propuesta metodológica para su construcción

Documento para debate
Informe de Desarrollo Humano Perú 2008

¿Qué sería y para que serviría un Índice de Densidad del Estado (IDE)?

La cobertura del Estado en sus funciones básicas y la calidad con que proporciona los servicios relativos a esas funciones son el núcleo del marco conceptual del Informe sobre Desarrollo Humano del Perú 2008, cuyo tema es precisamente la densidad del Estado peruano. Si bien este propósito se puede extender hacia connotaciones ideológicas e históricas, así como administrativas y casuísticas, la evaluación de la densidad del Estado como presencia efectiva entre la población –en el sentido de cumplir sus fines- es un objetivo fundamental. Para este objetivo se propone un Índice de Densidad del Estado (IDE).

Una medida como ésta, desplegada en la geografía nacional, debería tener como condición de existencia un fin práctico, utilitario. Si es suficientemente eficiente no solo nos debería llevar a ver dónde falta Estado y dónde es ineficiente, sino también cuáles son las fuentes y manifestaciones de estas carencias. De esta manera, se puede disponer de información que oriente las acciones del gasto público y de la propia inversión privada hacia un mayor equilibrio entre los entornos poblacionales.

El IDE, de otra parte, debería ir más allá del reconocimiento de las áreas más pobres. Es relativamente inmediato ya, detectar – el Índice de Desarrollo Humano del propio PNUD lo hace – las áreas y divisiones administrativas del país que son menos atendidas o tienen mayores carencias (las más alejadas y altas, pero también las marginales en los propios centros urbanos y metropolitanos). Sin embargo, de lo que se trataría con el IDE es de perfeccionar conocimientos para superar estas carencias, principalmente desde el punto de vista de la actividad del Estado y la eficiencia de aplicación de sus recursos.

Por tanto, la oferta del IDE no sería solamente identificar los espacios con carencias de acciones derivadas de la dinámica estatal, sino también tener una mayor precisión sobre las características del déficit –y también las experiencias exitosas del Estado en el cumplimiento de sus objetivos esenciales, que apunten hacia el perfeccionamiento de su actividad.

¿Por qué un Índice?

Un primer ámbito de decisiones corresponde a la construcción de un indicador que tenga, dentro de la múltiple variedad de las formas que éstos pueden tener, las características de un índice. Para estos fines, entendemos como tal un indicador resumen, con características que permitan la comparación de unidades en un mismo momento (sincronía), así como en una serie temporal (diacronía).

La condición de “resumen” alude al hecho de que se trata de un agregado compuesto de elementos que pretenden tener un significado específico, ser una respuesta al conocimiento de un aspecto particular. En el caso del Índice de Desarrollo Humano, para referirnos a un ejemplo bastante a la mano, se habla de dimensiones o componentes: vida larga y saludable (medida con la esperanza de vida al nacimiento), logro educativo (medido con el analfabetismo y la matriculación) y acceso a bienes (medido con el PIB per cápita). Cada una de estas dimensiones es esencial, en el sentido que no puede omitirse en una concepción integral del desarrollo.

Comentarios

Comments

Comentarios

Deja un comentario

Suscríbete a nuestro boletín

SUSCRÍBASE A NUESTRO BOLETIN

El análisis y las conclusiones expresadas en este sitio son responsabilidad exclusiva de sus autores y no reflejan necesariamente los puntos de vista del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, de su Junta Ejecutiva o de sus estados miembros.

Los comentarios publicados en Revista Humanum son responsabilidades de quienes los envían. Sin embargo, la Revista Humanum se reserva el derecho de no publicar comentarios que contengan: insultos, agresiones o difamaciones a personas o instituciones; promoción comercial de una empresa, producto o persona; virus, spam, encuestas, cadenas o similares; lenguaje obsceno, discriminatorio u ofensivo, y/o citas a materiales de terceros sin indicar la fuente.