Revista Humanum | Contacto
http://www.latinamerica.undp.org/content/rblac/es/home/
mayo 23, 2012 1

Descentralización, gobernabilidad local y desarrollo humano en Cuba: el caso del municipio El Salvador

El Salvador, municipio de la provincia Guantánamo en el Oriente cubano es uno de los 5 territorios en los que se implementa desde el 2009 el Programa Conjunto “Apoyo a las nuevas iniciativas de descentralización y estímulo productivo en Cuba”. Según Miguelina Tamayo, Vicepresidenta primera de su gobierno: “Este Programa ha sido importante y ha favorecido que El Salvador tenga hoy personal capacitado, una Estrategia de Desarrollo con mayor integralidad que en etapas anteriores, con una clara definición de las prioridades del territorio. También cuenta con nuevas herramientas y métodos de trabajo y una mayor integración de los diversos actores, los cuales conocen de los procesos que se impulsan, participan y proponen como ir perfeccionado el trabajo hacia un fin común”.

Miguelina Tamayo, Vicepresidenta de la Asamblea Municipal del Poder Popular en El Salvador, durante un diagnóstico participativo con productoras agropecuarias del municipio (FOTO: PNUD)


El Programa Conjunto es implementado por el gobierno cubano, el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), con financiamiento del Fondo de España y el Sistema de Naciones Unidas para el Logro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM). Uno de sus principales objetivos es promover la utilización por los gobiernos municipales de herramientas metodológicas y procesos que fortalezcan su capacidad de diseñar y gestionar estrategias propias de desarrollo que incorporen al sector no estatal (principalmente cooperativas de producción agropecuaria).

La voluntad política y el compromiso del gobierno cubano con la cesión de mayores facultades a los gobiernos municipales quedaron ratificados con la aprobación en abril del 2011 de los Lineamientos de la Política Económica y Social por el 6º Congreso del Partido Comunista de Cuba. Anteriormente se había iniciado la implementación de la Iniciativa Municipal para el Desarrollo Local (IMDL), liderada por el Ministerio de Economía y Planificación y que tiene como objetivo apoyar al municipio en la elaboración e implementación de su estrategia de desarrollo económico, mediante la gestión de proyectos basados en la explotación de los recursos locales y que generen ganancias que se redistribuyan en beneficio del territorio.

 

Municipios participantes en el Programa Conjunto.

Las actividades promovidas por el PNUD en el marco del Programa Conjunto en los cinco municipios participantes (El Salvador, Río Cauto, Yaguajay, Martí y La Palma), apoyan esta Iniciativa nacional y parten del reconocimiento de que la descentralización y la gobernabilidad local como procesos complementarios, contribuyen potencialmente al alcance de los ODM y a la expansión del desarrollo humano. La descentralización, que implica la transferencia política, administrativa y fiscal de poderes y competencias a los gobiernos municipales puede conducir a positivas dinámicas de desarrollo humano, si se desenvuelve bajo un adecuado diseño, con pautas de gradualidad y generando la capacidad institucional necesaria para que los gobiernos asuman eficazmente sus nuevas responsabilidades. Mientras, la gobernabilidad local, que incluye los procesos de planificación y toma de decisiones locales y está impulsada por la interacción y la relación entre los diversos actores de un territorio también puede ser un medio para promover el desarrollo económico local y en última instancia, el desarrollo humano.

El PNUD ha favorecido la mayor capacidad institucional de los gobiernos de los cinco municipios y de sus Grupos Municipales para el Desarrollo Local al proveer capacitaciones, asesoría especializada con la participación de destacadas instituciones científicas y organizaciones no gubernamentales del país para el desarrollo de diagnósticos de necesidades y potencialidades del territorio, de las Estrategias de Desarrollo y de metodologías de trabajo para la articulación de actores estatales y no estatales. Asimismo, los ha provisto de nuevos equipos informáticos y de transporte, así como acceso a servicios de comunicación que propicien la ejecución eficaz de sus funciones.

Se han promovido acciones específicas para promover la transversalización del enfoque de género en las actividades del Programa y en las herramientas de trabajo desarrolladas por los cinco gobiernos municipales. En el caso de El Salvador estos procesos han encontrado un panorama bien favorable pues de los 7 cargos principales en la Asamblea Municipal del Poder Popular, 5 son ocupados por mujeres, incluyendo la Presidencia, la Vicepresidencia Primera de la Asamblea, la Presidencia del Consejo de la Administración Municipal (CAM) y las Secretarías de la Asamblea y del CAM. Así, el gobierno y su Grupo Municipal para el desarrollo local cuentan hoy con un diagnóstico actualizado de los aspectos claves de las relaciones de género en el municipio y de las necesidades de las mujeres productoras, a partir del cual se prevé realizar acciones afirmativas para apoyar la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres, principalmente las ocupadas en el sector agropecuario.

Por otra parte el gobierno salvadoreño ha potenciado sus capacidades de gestión gracias a la alianza estratégica entre su Grupo Municipal para el Desarrollo Local y la Filial Municipal de la Universidad de Guantánamo. Esta alianza ha resultado en un modelo organizacional que tiene como pilares la cooperación y la integración entre los diferentes actores e instituciones locales y los aliados de los niveles provincial y nacional, y la gestión y transferencia del conocimiento, recurso indispensable para potenciar la capacidad innovadora local en función del desarrollo sostenible. Asimismo el modelo parte del criterio de que si se realizan acciones de capacitación integrales y adecuadas a las necesidades de los diversos actores locales y se logra que estos conocimientos se utilicen de forma consciente en la gestión de cada actividad económica, social y cultural del territorio, surgirán iniciativas locales que al explotar eficazmente los recursos endógenos favorecerán un mejor desempeño del territorio y con ello un mayor bienestar para su población.

“Al iniciarse el Programa Conjunto y evaluar las capacidades locales en función del desarrollo local descubrimos la necesidad de complementar las acciones previstas con el diseño de un sistema de trabajo que empoderara al gobierno, organizara los procesos, integrara a todos los actores y potenciara las sinergias”, señala el Doctor en Ciencias José Antonio Rodríguez, Profesor Auxiliar de la Filial Universitaria y quien ha liderado el proceso de acompañamiento de la Universidad al gobierno de El Salvador. “En este proceso el conocimiento y la innovación debían tener un lugar primordial, al igual que la participación de los ciudadanos y sus líderes en la base”.

El PNUD ha propiciado que los cinco municipios establezcan relaciones de trabajo con instituciones científicas de reconocido prestigio y esto fue el origen de una de las iniciativas del gobierno y la Universidad, la cual ya comienza a impactar favorablemente el desarrollo agrícola y las condiciones de vida de los habitantes salvadoreños.  Se trata de la implementación desde octubre del 2011, de un Jardín de Variedades de Arroz en la finca “La Rosa”, de la Cooperativa de Créditos y Servicios Lino Álvarez, con la colaboración del Instituto Nacional de Ciencias Agrícolas (INCA).  En este Jardín, atendido por la joven productora Rosa Bella López, el INCA ha asesorado la siembra de 19 de sus variedades de arroz, con diferentes tecnologías, con el objetivo de que los propios productores del municipio seleccionen aquellas más adecuadas a sus condiciones edafoclimáticas, de manera que mejoren los rendimientos productivos. Ya realizada la selección, cada productor será beneficiado con la entrega de una determinada cantidad de Semilla Certificada Básica y luego serán abastecidos por las producciones de “La Rosa”, que devendrá en Finca de Semillas Certificadas de alto potencial productivo.

Al mismo tiempo, el propio Instituto ha capacitado a 54 productores de los Consejos Populares Bayate y Costa Rica, comunidades antes dedicadas principalmente al cultivo de caña de azúcar y que han tenido que re-orientar sus producciones ante el cierre en el año 2002, de los dos centrales azucareros con que contaba el territorio. Estos cursos han versado sobre el cultivo de arroz en condiciones agroecológicas y han considerado las tecnologías más adecuadas a las específicas características de los ecosistemas de esos Consejos Populares.

Marlene Peña, Coordinadora del Grupo Municipal para el Desarrollo Local y el Doctor en Ciencias José Antonio Rodríguez, intercambian con productores salvadoreños e investigadores del Instituto Nacional de Ciencias Agrícolas (FOTO: PNUD)

 

Otras instituciones como el Instituto de Ciencia Animal y la Facultad Agrícola de Montaña también proveen de manera sistemática asistencia técnica y formación a las cooperativas del territorio, lo que se complementa con el acceso que provee el Programa Conjunto a insumos productivos y equipamientos agrícolas con amplios ciclos de vida.  El fortalecimiento de estos actores locales favorece la producción de alimentos para el autoabastecimiento municipal y la sustitución de importaciones, la elevación de la productividad y de los ingresos de los productores y productoras del municipio, pero también su incorporación integral al desarrollo del territorio.

Estos avances adquieren aún mayor relevancia si se consideran los resultados del último Informe Nacional sobre Desarrollo Humano “Investigación sobre Ciencia, Tecnología y Desarrollo Humano en Cuba, 2003”. Según este documento la provincia Guantánamo, donde  está enclavado este municipio se ubica en la posición 14, entre las 15 provincias del país, según el Índice Territorial de Desarrollo Humano y Equidad, con una influencia importante en este resultado de los menores niveles de los indicadores relativos al desarrollo económico y los niveles de consumo personal.

La experiencia de El Salvador y de los otros cuatro municipios del Programa Conjunto, reafirman la importancia que tienen tanto el fortalecimiento de capacidades de los gobiernos locales para manejar las facultades que les son cedidas, como el desarrollo de herramientas para identificar mejor las necesidades de su población e implementar estrategias focalizadas y con una adecuada articulación de actores. Estos resultan elementos esenciales para que las nuevas iniciativas de descentralización promovidas por el gobierno cubano redunden en el empoderamiento de los actores locales y la dinamización de la economía y la sociedad de cada territorio, con el fin último de un mayor desarrollo humano.

 

Para más información, contactar a Katia Cobarrubias, katia.cobarrubias@undp.org

 

Comentarios

Comments

Comentarios

Una Respuesta a “Descentralización, gobernabilidad local y desarrollo humano en Cuba: el caso del municipio El Salvador”

  1. Mariangel Álvarez dice:

    Increíblemente, este es el tema que he escogido para mi Trabajo de Grado, para optar por mi título de Licenciada en Desarrollo Humano. Y me sorprende muchísimo poder leer este artículo. Gracias!!

Deja un comentario

Suscríbete a nuestro boletín

SUSCRÍBASE A NUESTRO BOLETIN

El análisis y las conclusiones expresadas en este sitio son responsabilidad exclusiva de sus autores y no reflejan necesariamente los puntos de vista del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, de su Junta Ejecutiva o de sus estados miembros.

Los comentarios publicados en Revista Humanum son responsabilidades de quienes los envían. Sin embargo, la Revista Humanum se reserva el derecho de no publicar comentarios que contengan: insultos, agresiones o difamaciones a personas o instituciones; promoción comercial de una empresa, producto o persona; virus, spam, encuestas, cadenas o similares; lenguaje obsceno, discriminatorio u ofensivo, y/o citas a materiales de terceros sin indicar la fuente.