Stiglitz: ¿qué tal si…?

Publicado el 31 de julio, 2012 | 3 comentarios | Archivado en : , , , ,

El mes pasado apareció The Price of Inequality del economista Joseph Stiglitz. El libro analiza las causas y consecuencias de la desigualdad en la economía y la sociedad norteamericanas. El capítulo sobre “mercados y desigualdad” plantea un interesante experimento mental: ¿qué tal si la economía global compitiera no por atraer capital, ni por explotar los recursos naturales más baratos, sino por premiar la mano de obra más calificada? Después de todo,

“…el análisis económico más simple demuestra, con creces, que las ganancias de eficiencia de la libre movilidad laboral son mucho más altas que las ganancias de eficiencia de la liberalización del capital. Sin embargo, los mercados financieros son los que empujan la economía global, y si bien los operadores financieros continuamente hablan de ganancias de eficiencia, lo que de verdad tienen en mente es algo muy distinto –un conjunto de reglas que los beneficia y que mantiene su ventaja sobre las ganancias de los trabajadores.” (p.60)

La amenaza de retirar capital financiero, dice Stiglitz, “si los trabajadores se ponen demasiado exigentes sobre salarios y derechos, es lo que mantiene los salarios bajos”.

Más allá de la provocación, ¿qué tal si tomamos a Stiglitz en serio y pensamos en las consecuencias de tener un régimen de libre movilidad laboral –un “mercado libre para el trabajo”? A continuación presentamos este “mundo al revés” en cifras. ¿Que tal si los emprendedores compitieran hacia arriba en el mercado laboral –buscando los mercados con menor explotación infantil, con mayor calificación educacional y mayores protecciones laborales para los trabajadores?

Tomamos estas ideas de nuestros colegas de la Oficina de Desarrollo Humano de México, coordinadas por Rodolfo de la Torre, que estimaron un Índice de competitividad social (ICS) para la economía mexicana –y ejemplificamos como se vería América Latina en los índices de competitividad si compitiera hacia arriba (premiando menor explotación infantil, mayor educación y trabajo decente) y no hacia abajo (premiando facilidad de despidos, protecciones laborales mínimas y flexibilidad para bajar los salarios).

América Latina según Ranking 1 y Ranking 2

Fuente propia: datos Word Competitiveness Report 2011-2012, International Labour Organization 2012.

 

Lo sorprendente de este ejercicio son dos cosas: Primero que, los líderes en flexibilidad no son los que suponemos –incluyen Belice, El Salvador y Guyana, sin mayor similitud entre casos. Lo segundo es que, más allá de Costa Rica, que sí lo esperamos,  los líderes laborales tampoco son los esperados –e incluyen México, Bolivia y Ecuador. Si los mercados premiaran la calificación laboral, estándares laborales altos y altos niveles de educación tendríamos quizá un efecto adicional: los mercados dinámicos generarían su propia demanda. Mejorarían, por mucho, los incentivos para desarrollar el capital humano en la región. Los países competirían por atraer pero también por calificar sus recursos humanos.

Mientras tanto, volviendo al “mundo real”, el motor de transformaciones en calificación de la mano de obra es un tanto más silencioso y hasta invisible en América Latina: bolsones de la economía que ya compiten en base a calidad en mercados de industria manufacturera liviana y mercados ecológicos y éticos. Estos bolsones generan una espiral de calificación “hacia arriba” y muestran el potencial de acoplar altos estándares laborales a altos estándares de competitividad económica. Esta es la carrera de mediano y largo plazo que interesa fomentar.

También Te Puede Interesar

Comentarios

Comentarios

3 Respuestas a “Stiglitz: ¿qué tal si…?”

  1. Olger Dueñas dice:

    Excelente extrapolación de logicas de razonamiento a la luz de la lucides de Stiglitz. A ello habría que agregar tambien, que la única mercancía que no circula fluidamente en el mundo globalizado es la mano de obra, independientemente de su calificación; si no veamos todas las barreras que ponen los países como EEUU o los de la UE.

  2. Henry Granada dice:

    1. Es interesante plantear REALIDADES posibles aunque difìciles y sobre ellas proyectar: asì se construyen realiddes.
    2. El ser humano serìa depòsito y desarrollador de la gstiòn y su posibilidad de desarrollo (al menos en lo educativo y talento humano) serìa un reto permanente y no una amenaza para altos ejecutivos inertes o asegurados en su cargo por su tràfico de influencias.
    3. La creatividad serìa un indicdor clave y no solo la buena o mala copia de tecnologìas extranjeras.
    4. Quizà desaparecerìan las maquilas (subdesarrollo humano programado y sostenido por la rentabilidad de capital).

    Difìcil pero bueno considerarlo!

  3. El hecho de plantearnos ese tipo de escenario nos coloca en la posición de poder expresar la imposibilidad del paradigma capitalista en su forma globalizada y desde la lógica de su motor, el capital financiero, de ofertar respuestas virtuosa a las necesidades de enrumbar la calificación de la fuerza laboral como verdadero motor de la prosperidad.

Deja un comentario

El análisis y las conclusiones expresadas en este sitio son responsabilidad exclusiva de sus autores y no reflejan necesariamente los puntos de vista del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, de su Junta Ejecutiva o de sus estados miembros.

Los comentarios publicados en Revista Humanum son responsabilidades de quienes los envían. Sin embargo, la Revista Humanum se reserva el derecho de no publicar comentarios que contengan: insultos, agresiones o difamaciones a personas o instituciones; promoción comercial de una empresa, producto o persona; virus, spam, encuestas, cadenas o similares; lenguaje obsceno, discriminatorio u ofensivo, y/o citas a materiales de terceros sin indicar la fuente. Revista Humanum quiere contribuir al debate sobre el desarrollo basándose en el respeto a las personas y sus ideas. Los invitamos a seguir comentando en Humanum tomando en cuenta este principio.