Las víctimas y el acceso a la justicia en Colombia

Publicado el 25 de junio, 2012 | 1 comentarios | Archivado en : , , , ,

Encuentros Nacionales de la red de víctimas. Foto: PNUD Colombia

Ana María Mendoza recuerda su niñez limitada por la pobreza en la que creció pero llena de sueños y esperanzas para un mejor vivir. Sin embargo, pronto llegarían los años en los que en Colombia se agudizó el conflicto armado y que convertirían su vereda, otrora un lugar feliz y primado por la unidad y solidaridad entre vecinos, en un territorio hostil, inseguro y lleno de violencia. Ana María sufrió las consecuencias del conflicto: fue víctima de desplazamiento forzado, de violencia sexual y su compañero sentimental es uno de los miles de desaparecidos del país.

Según el Registro Único de Desaparecidos colombiano, actualmente existen 61.604 desaparecidos. Determinar cuántos de ellos son casos de desaparición forzada es una tarea polémica y controvertida.

Lamentablemente también respecto a los otros delitos, Ana María ejemplifica el dolor y el sufrimiento vivido por miles de colombianos y colombianas: según la consultoría para los Derechos Humanos y el Desplazamiento (Codhes), el 2011 añade otros 259.146 desplazados a una larga lista que suma ya, desde 1985, casi cinco millones y medio de personas. Por otra parte, son cerca de 14.000 las víctimas registradas de violencia sexual en el marco del conflicto aunque no debemos olvidar que éste es un delito casi invisible para la opinión pública, que supone un gran estigma social y que lo convierte en un tabú.

Ana María recuerda que en el año 2009 el PNUD llegó a su organización con el objetivo de promover y consolidar una red de organizaciones de víctimas a nivel nacional que permitiera escuchar las voces de las víctimas e incidir en la agenda pública con propuestas e iniciativas elaboradas colectivamente y por consenso entre las organizaciones. “…recuerdo que fui invitada a una reunión en Bogotá por el PNUD… yo en mi interior pensé que sería un evento más o un espacio de esos donde siempre se habla de los mismo y no se concreta nada… pero la experiencia fue muy diferente y percepción, al final, muy positiva”.

 

Encuentros Nacionales de la red de víctimas

La organización de Ana María hoy hace parte de las 900 organizaciones que integran la red de organizaciones de víctimas que promueve el Fondo de Justicia Transicional -FJT, liderado por PNUD Colombia, esta red tiene presencia en 15 departamentos, 2 subregiones y la ciudad de Bogotá. Muchas de estas organizaciones mantienen también comunicación y reciben asistencia técnica constante por parte de las seis oficinas territoriales de programa ART-REDES quienes les acompañan en su actividad diaria y les facilitan y promueven su participación en otras agendas relevantes: construcción de paz desde lo local, políticas regionales de DDHH, desarrollo sostenible en medio del conflicto etc.

“Mi participación y la de mi organización en esta iniciativa que promueve el PNUD,  nos ha cambiado la percepción de lo que es la Cooperación Internacional, ya que no se habla de proyectos que con el paso del tiempo no tenían sostenibilidad alguna, sino de procesos que se consolidan de forma participativa y en donde realmente hemos ganado y creado espacios donde la voz de las víctimas se oye y se tiene en cuenta ante las instituciones del Estado… todo con un acompañamiento permanente por parte de la comunidad internacional”.

El FJT, a través del Programa Fortalecimiento a la Justicia, apoya también a la realización de incidentes de reparación integral y a la celebración de audiencias de versiones libres, facilitado la participación de las víctimas en diferentes procesos judiciales y la coordinación institucional. Cerca de 10.000 víctimas (desde el año 2011) han podido participar y acceder a la justicia en el marco de la ley de Justicia y Paz gracias a estos proyectos.

“…para muchos aquí, que somos víctimas y que conformamos esta red nacional, algo muy importante que también le agradecemos al PNUD es habernos permitido participar en audiencias de versiones libres… Recuerdo que una víctima del Catatumbo (Norte de Santander) quién creía que a su familiar lo había asesinado la guerrilla se vino a enterar en una versión que habían sido los paramilitares. El mismo Mancuso se lo confesó… desde ahí, ella considera que comenzó a saber la verdad de lo sucedido. Para mí esto deja ver qué la justicia en Colombia si está funcionando y que no hay impunidad, dando un sabor de justicia y esperanza a futuro… ”.

Ana María cree que sus capacidades como líder se fortalecen gracias a los procesos que impulsa y facilita el PNUD y considera que ellos y ellas, como líderes, son los defensores de la vida y los derechos de las víctimas: “…lo más importante para un líder es crear confianza y dar lo mejor por los demás; uno no debe estar en silencio y no debe callar sino que uno siempre debe hablar y para ello hay que vencer el miedo y eso se ha logrado por mi parte. Por ejemplo, me he podido acercar a los medios de comunicación, sobre todo a los periodistas, tanto así que me invitaron a una emisora y hablamos sobre cómo ha sido mi proyecto de vida después que me victimizaron… pero hablando y contando desde el ser humano, desde mi integridad como líder, como mujer, madre y lideresa”.

Los medios de comunicación que invitaron a Ana María a su programa de radio, son también uno más de los 480 comunicadores y periodistas que han participado de procesos de sensibilización y capacitación a periodistas que promueve el FJT del PNUD, Así mismo se ha desarrollado una estrategia de comunicaciones para visibilizar a las víctimas del conflicto y, además, lograr que su tratamiento informativo sea el de sujetos de noticia y no como meras fuentes de información. Evitar el amarillismo, el tratamiento superficial y centrar la atención en las víctimas y su dignidad.

Ana María cree, hoy en día, que su organización y ella han ganado terreno y sienten que en temas de justicia transicional el país ha avanzado. Más aún, con la promulgación de la Ley de Víctimas y Restitución de Tierras que se encuentra actualmente en plena ejecución.

“Yo le recomiendo a mis colegas líderes y víctimas que no importa cuántas veces tiene uno que caer, sino tener las manos amigas que lo ayuden a uno levantarse y como dice una colega líder: Los violentos pueden acabar  nuestros sueños pero nunca la capacidad de seguir soñando”. 

Más información:

También Te Puede Interesar

Comentarios

Comentarios

Una Respuesta a “Las víctimas y el acceso a la justicia en Colombia”

  1. AMPARO PARRA MOSQUERA dice:

    Lo felicito por el artículo, aunque relata la dura realidad que en nuestro país viven miles de familias, es toda una radiografía de esa realidad que seguimos viviendo.

Deja un comentario

El análisis y las conclusiones expresadas en este sitio son responsabilidad exclusiva de sus autores y no reflejan necesariamente los puntos de vista del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, de su Junta Ejecutiva o de sus estados miembros.

Los comentarios publicados en Revista Humanum son responsabilidades de quienes los envían. Sin embargo, la Revista Humanum se reserva el derecho de no publicar comentarios que contengan: insultos, agresiones o difamaciones a personas o instituciones; promoción comercial de una empresa, producto o persona; virus, spam, encuestas, cadenas o similares; lenguaje obsceno, discriminatorio u ofensivo, y/o citas a materiales de terceros sin indicar la fuente. Revista Humanum quiere contribuir al debate sobre el desarrollo basándose en el respeto a las personas y sus ideas. Los invitamos a seguir comentando en Humanum tomando en cuenta este principio.